Listado de casas de apuestas con licencia legal en Gibraltar

Gibraltar

Gibraltar es una de las jurisdicciones más importantes en cuanto a licencias de apuestas y juego online. En 2005, la licencia de Gibraltar fue reconocida por la Gambling's Act, la ley de juego del Reino Unido, lo que ha permitido desde entonces que el Gobierno gibraltareño tenga ejercicio en cuanto a recaudación y beneficios fiscales del EEA. Sus legislaciones son más flexibles que países del entorno, lo que ejerce de imán para empresas y multinacionales. Eso sí, el gobierno intenta mantener el equilibrio entre los intereses de los corredores de apuestas y la protección del jugador.

Pero este status se vio alterado en 2014, cuando se actualizó la nueva 'Licensing and Advertising Act' y obligó a los operadores con sede en Gibraltar y otras regiones a pagar un 15% de los ingresos brutos conseguidos en base a los clientes que viven en el Reino Unido, porque muchas de las empresas vinculadas al juego con sede fiscal en el “Peñón” tienen su target en el público británico, lo que conlleva a tener también un título oficial de la Comisión de Juego británica.

Las licencias de Gibraltar están reguladas por la Gambling Comissioner. En total hay cuatro: 'Betting Intermediary License' (para apuestas), 'Bookmaker's License', 'Gambling Machine License' (máquinas de juego, como tragaperras) y la 'Remote Gambling License' (para operadores con apuestas/juego a distancia). Con cualquiera de estas cuatro licencias, las compañías se someten al control y regulación impuesta por la 'Gambling Comissioner', que intenta evitar comportamientos maliciosos y que perjudiquen al jugador (por ejemplo, evitar que accedan menores): controlan dónde y cuándo tienen la oportunidad de hacer promoción/publicidad, supervisa las actividades de la página web o qué servicios ofrecen. Si no se cumple cualquiera de estas condiciones, no se completa con garantías la seguridad y el buen servicio a un jugador o la compañía tiene problemas que comprometen su reputación, la comisión tiene la potestad de revocar la licencia oficial.